El legado continúa y además tiene muy buena pinta, dos grandes jugadores de la NBA como Shaquille O’Neal y Ron Artest están dejando herederos para años venideros. Se trata de Shareef O’Neal, con el número 44 del equipo blanco y Ron Artest III con el dorsal 1 del equipo negro. Ambos se enfrentaron en un torneo en Los Ángeles y anotaron 18 y 14 puntos respectivamente. Lo más curioso de todo es que sus estilos de juego no se pareces precisamente a los de sus padres.