A lo grande, así se proclamaron campeonas Los Angeles Sparks y levantaron su tercer título de la WNBA. Lograron vencer a las actuales campeonas en su propio pabellón, tras un partido muy igualado y con un final de infarto. La mayor de las sonrisas fue de Magic Johnson, el propietario del equipo y que sufrió de lo lindo en la grada siguiendo el partido. Aunque el protagonismo fue para Nneka Ogwumike, que logró la canasta en el último suspiro después de capturar dos rebotes ofensivos. Pese a ello, el galardón de MVP de Las Finales fue para Candace Parker, que anotó 28 puntos en este quinto y definitivo encuentro.