pablo-laso

Entre 1966 y 1989 el Real Madrid solo conoció dos entrenadores: Pedro Ferrándiz –que antes fue alternando banquillo con la dirección del club– y Lolo Sainz. Durante esos 23 años el club blanco pudo presumir de estabilidad, una identidad común y un proyecto ganador. Esa exitosa era se cerró con la célebre ‘Liga de Petrovic’, a.k.a. ‘La liga de Neyro’, que provocó que Sainz dejara el banquillo para asumir la dirección deportiva. El Real Madrid inauguró entonces en una etapa distinta marcada por la inestabilidad, los proyectos fallidos y los volantazos continuos.

Si en esos 23 años desde 1966 a 1989 el Madrid solo había sido dirigido por dos entrenadores, en los 23 siguientes (1989-2012) tuvo dieciséis. Y ha sido el decimosexto, acaso el más inesperado, el que le ha devuelto la estabilidad.

La renovación de Pablo Laso hasta junio de 2018 anunciada ayer por el Real Madrid es especialmente significativa porque asegura la continuidad de un proyecto iniciado hace cuatro años y que puede irse, si se cumple lo firmado, al menos hasta los siete. Una longevidad en el cargo que el Madrid tenía bastante olvidada.

En la siguiente infografía hago un recorrido cronológico por los técnicos blancos desde la comentada salida de Lolo Sainz en 1989. Ninguno duró más de tres temporadas, y a excepción de Luyk y Obradovic, ninguno consiguió ganar títulos después de la primera… Hasta Laso.

infografía-entrenadores-madrid

George Karl y su primera y desafortunada campaña. Luego otra aún más desafortunada que arrancó con el mito madridista Wayne Brabender en el banco, continuó con Ignacio Pinedo –hasta que sufrió un infarto en la final de la Copa Korac del que no pudo recuperarse– y finalizó con Ángel Jareño. Regreso de Karl y dimisión a mitad de temporada. Luego, Luyk (dos veces), Obradovic, Miguel Ángel Martín, Tirso Lorente, Scariolo, Imbroda, Lamas, Maljkovic, Plaza, Messina hasta su espantada con año y medio de contrato por aún por cumplir, Molin… y Laso.

Todos esos golpes de timón comentados tuvieron sus consecuencias deportivas. Desde 1989 hasta la llegada del vitoriano en 2011 el Real Madrid solo consiguió diez títulos (de 71 posibles), exactamente los mismos que lleva ya con Laso (de 18 posibles).

Lo escribiré otra vez: en cuatro años con Laso el Madrid ha ganado tantas competiciones como en los 22 anteriores. A eso se le llama dar un salto cualitativo.

Su equipo es admirado en todo el continente, tiene una identidad reconocible y llena el Palacio. Su renovación sin dramas ni intrigas es, sin duda, una gran noticia para el club que entrena.