Con este robo de balón lograba LeBron James alcanzar el vigésimo tercer puesto histórico en la clasificación de recuperación de balones. Adelanta así a Fat Lever, que poseía su marca en 1.666 robos.