Recogió su primer anillo de campeón con los Cavaliers y empezó a jugar el partido con sangre en los ojos. Era una noche especial para LeBron James, y quiso demostrar desde el primer minuto que quiere volver a ganar el título. Alcanzó un triple-doble con 19 puntos, 11 rebotes y 14 asistencias.