Parece que LeBron James se quedará en casa por un tiempo, nadie especulaba con una opción que no fuera renovar con los Cavaliers, pero la decisión se estaba haciendo esperar. El momento llegó este jueves, cuando se hacía público que el Rey firmaba 100 millones de dólares por los tres próximos años, lo que supone que se convierte en el jugador mejor pagado de la NBA.

Los aficionados del equipo campeón respiran tranquilos, y es que desde que su estrella regresara hace dos temporadas siempre había firmado de año en año. Ahora aseguran que serán favoritos al anillo en tres ocasiones más.