Una nueva idea de las muchas que vivimos en los tiempos muertos y descansos de los partidos de la NBA. La última ocurrencia ha sido ver al rapero ‘Chance the Rapper’ tratando de golpear con pelotas de ‘balón prisionero’ a mascotas de los equipos de la ciudad de Chicago.