La Euroliga nos deja mucho más que emoción y jugadas espectaculares, también hay tiempo para reír y pasarlo bien.