Shawn Kemp marcó una época en la NBA, su facilidad para saltar y colgarse del aro era envidiable en los años noventa. Difícil quedarse con sólo 50 mates de un jugador tan espectacular… ¡Aquí están!