Jonas Maciulis puede pasar desapercibido durante la temporada, pero nunca en las citas importantes. Vital en la última Final Four de la Euroliga ganada por el Real Madrid, soberbio en la final de la ACB frente al Barça e inmenso en el Eurobasket con Lituania, donde incluso fue incluido en el quinteto ideal. Tras unos meses sin hacer ruido, el lituano ha vuelto a aparecer en el momento más oportuno.

El alero madridista se estrenó en la Copa con un 4 de 4 en triples contra el Fuenlabrada, siguió con un 2 de 3 frente al Baskonia y la remató con un 3 de 4 ante el Gran Canaria en la final. En total, un espectacular 9 de 11 acumulado.

No fue el MVP, pero volvió a ser ese actor secundario que todos los equipos desean tener.