Por un día y por una buena causa, razones suficientes para desempolvar el mítico número 23 de Michael Jordan en favor de Trey Flowers, un joven de 17 años que se ha recuperado exitosamente de un transplante de hígado y cuyo sueño era firmar por un día con el equipo de sus sueños: Chicago Bulls. Contrato por un día para este chico de Portland.