Los Cleveland Cavaliers no se cansan de celebrar su título NBA y no es para menos después de 52 años de sequía en cuanto a títulos se refiere en la ciudad. Lo único que falta es entregar a la plantilla sus ansiados anillos de campeones pero la cosa no queda ahí, el propietario de la franquicia ha decidido repartir anillos también al resto de personal que trabaja en el Quicken Loans Arena, informa cleveland.com. Dan Gilbert se encargará de que personal de limpieza, de seguridad, vendedores y demás trabajadores tengan su anillo, un acto generoso que según la publicación costará más de un millón de dólares. Eso sí, los anillos de los empleados no serán tan lujosos como los de los jugadores y no tendrán diamantes incrustados, pero sigue siendo un bonito gesto por parte de la directiva.

En esa misma línea los Cavaliers no quisieron desvelar si a David Blatt, despedido en enero, o a Anderson Varejao, traspasado en febrero, se les obsequiaría con el anillo. Aunque a juzgar por la postura tan generosa de Dan Gilbert, parece que no habrá problema en ofrecérselo.