El canal norteamericano TLC estrena programa, se llama ‘Playhouse Masters’, e irá fabricando casitas para niños a diferentes familias populares de los Estados Unidos. La primera de ellas han sido los Curry, la pequeña Riley y su hermana Ryan ha recibido una espectacular casita en su jardín, ambientada en un establo de ponys. Una construcción valorada en 500.000 dólares pero que han recibido gratuitamente a cambio de realizar el programa, no podía haber mejor campaña de lanzamiento del programa.

Un sofa enorme, una piscina de bolas que se convierte en discoteca, un segundo piso con vistas… una casa de juguete, en definitiva, pero que ya les gustaría tener a muchos adultos para vivir.