El domingo a las 18:00 la Liga Endesa vivirá un acontecimiento tan inusual como curioso. Por primera vez, dos parejas de gemelos coincidirán en una misma cancha de baloncesto: los Wear y los Urtasun. Dos gemelos para cada equipo, para que no haya discusiones.

En el mundo del baloncesto cada vez es más habitual ver a una pareja de hermanos enfrentándose entre sí o, en el mejor de los casos, jugar en el mismo equipo. La jornada pasada vimos a los Hernangómez Geuer –Willy y Juancho– medirse en el Estudiantes-Real Madrid. También en Liga Endesa hemos visto a los Lorbek –Erazem y Domen– o los Reyes –Alfonso y Felipe–.

Y como olvidarnos de los mejores jugadores de la historia del baloncesto español: los hermanos Gasol. A nivel internacional, otras parejas de primer nivel como Goran y Zoran Dragic, por nombrar solo alguno. O, yendo más lejos, los gemelos Morris –Marcus y Markieff– que hasta esta temporada han jugado juntos en Phoenix Suns.

Que coincidan unos hermanos ya es extraño. Que sean gemelos, rizar el rizo. Que lo hagan dos pares de gemelos es elevarlo a la enésima potencia. Pero las probabilidades se han cumplido. El Gipuzkoa Basket – Montakit Fuenlabrada de esta jornada pondrá el foco en un partido que, de otra forma, no captaría especialmente el interés del aficionado medio.

Para Álex Urtasun, en declaraciones a EJDN, “es una sensación rara” enfrentarse a su propio hermano. “Tanto que, cuando nos toca enfrentarnos, siempre intento que no nos defendamos, matiza Álex. Pese a lo insólito del caso, con cuatro gemelos que podrían coincidir en pista a la vez, el escolta del Fuenla no pierde de vista su objetivo: “Ir a San Sebastián a ganar”. Más aún tras la dolorosa derrota en el Fernando Martín ante Baloncesto Sevilla.

Más ilusionado se mostró David Wear en declaraciones a Ezequiel Costa tras el mencionado partido: “Estoy entusiasmado porque será la primera vez que me enfrente a Travis. Han tenido que cruzar medio mundo para tener la oportunidad de verse las caras en una cancha.

Ambos jugaron juntos en la universidad, en North Carolina y UCLA, acabando a la par su ciclo formativo. Ninguno de los dos fue elegido en el Draft de 2014 pero, mientras que Travis se ganó un puesto en el roster de los Knicks, David se buscó la vida en la D-League. Solo debutó en la NBA de la mano de los Kings con un contrato de 10 días.

Por eso es tan especial para ambos poder coincidir en la pista este fin de semana. Según David, “nos la pasaremos bien, aunque mi madre estará nerviosa, y querrá estar segura de que no nos haremos daño entre nosotros.

Su hermano Travis Wear ya avisaba nada más aterrizar en San Sebastián: “He hablado con mi hermano, pero he tomado esta decisión por mí mismo [fichar por GBC] y no basado en lo que él me ha dicho. Tengo muchas ganas de jugar contra él y, si tengo tiempo libre, poder ir a visitarle”, se sinceraba en una entrevista con Diario Vasco.

Y, si alguien pensaba que alguno se libraba de la típica pregunta de los parecidos, Txemi se encarga de resolverla: “En Sevilla confundían a Álex conmigo. Y, en Gran Canaria, Aíto se pasó toda la pretemporada llamándome Álex. Mi hermano le tuvo en Sevilla y claro… En los entrenamientos decía: ‘Álex coge el balón’. Y yo por lo baijinis… Txemi. Se descojonaba”, declaraba en una entrevista con Gigantes hace un año.

Sea como fuere, ya en la anterior jornada, en la que Fuenlabrada y GBC disputaban sus partidos a la vez, los cuatro coincidieron en pista simultáneamente, aunque hubiera 440 kilómetros de por medio.