Ver a jugadores como Deron Williams, Harrison Barnes o Seth Curry vestidos de mujeres mayores mientras juegan un partido de balón prisionero es algo tan llamativo como para convertirse en un gran reclamo para causas benéficas. Tampoco faltó el entrenador, Rick Carlisle, que desde la banda dirigía a los suyos con la misma vestimenta de abuela.