Desde pases a jugadores imaginarios, hasta Chris Paul desgallitándose para llamar a Blake Griffin, pasando por la cara de asombro de Iman Shumpert o las estadísticas imaginarias de DeAndre Jordan. En la NBA hay tiempo para todo. Toda echarse unas risas…