A menos de siete minutos y con el partido por decidirse, es uno de esos momentos críticos en los que aparecen los cracks. Giannis Antetokounmpo lo hizo ante los Knicks con un mate descomunal cuyo vuelo comenzó desde el borde de la pintura, cerca de la línea de tiros libres.m