Sergio Rodríguez decidió abandonar el baloncesto europeo para darse una nueva oportunidad en la NBA. Haberlo conseguido todo con el Real Madrid y tener una suculenta oferta de los Sixers a cambio de ocho millones de dólares eran motivos suficientes como para volver a saltar el Atlántico.

Su papel está siendo destacado, llegó para ser un relevo del rookie Ben Simmons a la vez que su mentor. La experiencia del Chacho encajaba perfectamente con el margen de crecimiento del último número uno del Draft. La inesperada lesión del australiano ha situado al tinerfeño como titular indiscutible, disputando 19 de los 20 encuentros de los Sixers desde el salto inicial. Sus promedios son muy destacados con 8.1 puntos, 3.2 rebotes y 6.9 asistencias. Se podría decir que apenas ha necesitado tiempo para volver a adaptarse al mejor baloncesto del planeta.

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-21-18-50

Un nuevo contrato implicaría un cambio de rol

Su breve contrato de un año sitúa ahora una incógnita en el horizonte, y es que Sergio Rodríguez será agente libre el próximo verano sin ninguna restricción, es decir, podrá elegir con total libertad su siguiente destino. El rendimiento que está ofreciendo es suficiente prueba como para comprender que será pretendido por varias franquicias al terminar la temporada. Será momento de elegir, y mientras tanto, en Filadelfia, los periodistas especializados ya hacen sus cábalas sobre la idoneidad o no de seguir contando con ‘Spanish Chocolate’. Se abren varios escenarios en su futuro a medio plazo.

Seguir es una opción muy interesante a todos los niveles. Por el lado profesional, seguir en los Sixers le aporta estabilidad y su rol carecerá de la exigencia que en otras ciudades si se le aplicaría. En el lado personal, parece que la familia está bien adaptada a su nuevo hogar. Por lo tanto, parece que todo dependería del lado deportivo, el que relacionamos directamente con que acepte o no su nuevo rol como jugador de rotación, con un sueldo de suplente (muy superior pese a todo a uno de titular en Europa). La recuperación de Ben Simmons le relegará al banquillo, nadie lo duda.

Un veterano de 30 años

Se da la casualidad de que hay un atasco importante de jugadores con predisposición para jugar de base en el vestuario del Wells Fargo Center. Ese ‘overbooking’ podría ser un motivo más para hacer las maletas y buscar minutos de importancia en otro destino. Obviamente, ante la cantidad se valoran factores como la edad, y los treinta años de Sergio Rodríguez no ayudan ante un bloque de chicos que apenas comenzaban a jugar a esto cuando él ya vestía la camiseta de los Blazers.

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-21-18-05

La siguiente pregunta que debería hacerse va dirigida a la propia franquicia, y es que si por algo se ha caracterizado la política deportiva de Bryan Colangelo ha sido por captar talento joven, la edad no es un punto a favor del Chacho, comenzaría la nueva temporada 2017/2018 con 31 años. El perfil de un jugador europeo de esta edad que vive su segundo o tercer contrato en la NBA responde más al de alguien que busca un gran contrato en lo económico. Quizás Sergio Rodríguez pueda ser la excepción que confirma la regla. Él mismo lo ha manifestado en varias ocasiones ante los medios, llegó a Filadelfia atraído por el proyecto y motivado por ser un ‘instructor’ de tanto jugador en potencia. Nadie duda de que la influencia del base español sobre Simmons podría ser muy positiva para que desarrolle su creatividad, su visión de juego y la lectura de situaciones.

El dinero también importa

El asunto económico es siempre ‘el más feo’ para analizar, pero es realmente importante, porque un rol tan determinado como el que desarrolla Sergio Rodríguez debe estar bien recompensado, el futuro de la franquicia pasa en cierto modo por sus manos. En cifras publicadas por los propios medios de Pennsylvania, se habla de un contrato multianual de dos o tres temporadas, por el que el tinerfeño estaría recibiendo una cantidad cercana a los 10 millones por cada una de ellas. Se ha especulado con una propuesta hasta 2019 por 18 millones de dólares y otra hasta 2020 por treinta. ¿Habrá ofertas más suculentas en el próximo mercado de agentes libres? Es difícil de saber a estas alturas de temporada con al menos cinco meses por competir.

Incluso el Chacho tiene sus detractores

No todos los especialistas que cubren el día a día de los Sixers sienten pasión por Sergio Rodríguez, también los hay que critican su aportación defensiva y consideran que si el equipo quiere crecer en rendimiento deben potenciar esta parcela. Muchos de ellos proponen una dupla de bases formada por el propio Ben Simmons como titular y un Jerryd Bayless que lidere la segunda unidad. Obviamente este planteamiento deja muy atrás al Chacho. Si a esto le unimos que en el próximo Draft podrían volver a elegir otro creador de juego, empeora la situación para el español.

El banquillo de los Sixers es el segundo más productivo en anotación de toda la NBA según los guarismos oficiales de la liga. Pero al mismo tiempo, esos mismos jugadores no destacan en la estadística del +/-, es quizás el factor que está haciendo que las victorias tampoco terminen de llegar pese a la mejoría. Para ello, es necesario que la segunda unidad sea destacada sobre todo en defensa, y aspiran a que el base que lidere a este banquillo en la primera rotación sea alguien específicamente defensivo.

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-21-19-30

Curiosamente, se ha empezado a hablar de este asunto con mayor fuerza a pocos días de que el Chacho lograra su mejor marca anotadora de la temporada. Fue el pasado lunes ante los Nuggets de Denver, sumando 17 puntos con una gran carta de tiro: 7/14 en lanzamientos de campo y 3/6 en triples.

Si algo tienen claro los aficionados de los Sixers a medida que ven partidos del base español, es que con él no sólo pueden contar con asistencias espectaculares, sino que es capaz de anotar con cierta facilidad cuando no se vuelca ofensivamente en el servilismo hacia los jóvenes que le rodean. No es casualidad que Joel Embiid esté deslumbrando en su primer año sano en la NBA, tampoco que desde compañeros importantes hayan surgido buenas palabras sobre él ante los medios. En un equipo ‘enfermo de juventud’, deben pensar muy bien si alguien del perfil de Sergio Rodríguez encaja, sus clínics de pase y magia acaban por contrato en el mes de junio, Bryan Colangelo tiene la última palabra…