La mano de Magic Johnson ya se nota en la composición de plantilla de los Lakers, para la próxima temporada 2017/2018 se ha movido bien el actual presidente de la institución, sacando tajada de sus elecciones del Draft y también de los jugadores disponibles en la agencia libre.

Su primer movimiento fue el intercambio de los derechos de D’Angelo Russell y Timofey Mozgov a cambio de la llegada de Brook López, en esta operación se adjudicó también el número 27 del Draft, que a la postre fue un Kyle Kuzma que promedió en Las Vegas 20 puntos por partido y fue nombrado MVP de Las Finales de la Summer League en Nevada.

Pero la principal recompensa de este draft ha sido Lonzo Ball, un jugador que ya ha demostrado su calidad con dos triples-dobles y un partido de 36 puntos. Apunta a base titular del equipo oro y púrpura.

Una plantilla de ciertas garantías para mejorar con creces en este próximo curso la imagen tan lamentable que se ha dado en los últimos años. Un equipo con mucha profundidad y orientado hacia la llegada de alguna megaestrella de la liga en 2018. El nombre de Russell Westbrook es el que más resuena por las instalaciones del Toyota Sports Center.

Bajo la alegría de proclamarse campeones de la Summer League de Las Vegas, Magic Johnson no pudo evitar hacer unas declaraciones que probablemente le acompañen durante toda la temporada, más si cabe con una prensa tan exigente como la angelina. Para la leyenda ‘los Lakers han vuelto’.