Ni más ni menos que cien años cumplía esta aficionada de los Houston Rockets, y la franquicia quiso tener un bonito detalle de la mano de su principal estrella, James Harden. El barbudo entregó el balón de juego firmado para que la centenaria seguidora.