Con un punto de renta en el luminoso y seis segundos por jugarse tocaba defender, Portland necesitaba una canasta sencilla y vaya si la encontró. Los Spurs cedieron donde más difícil es verlo, en un despiste tremendo que acabó dejando a Noah Vonleh completamente solo con la pelota debajo del aro. No falló y la victoria se quedó en Oregon. Tremendo error para un equipo que disputará los próximos Playoffs como el segundo mejor equipo del Oeste.