Es el momento del año en el que los jugadores acuden a los hospitales para compartir unos minutos con los niños ingresados. Sólo por ver la cara de los pacientes al ver a sus ídolos ya valió la pena.