Los Golden State Warriors realizaron su visita anual, y ya son cinco años seguidos, a la prisión estatal de San Quentin. Algunos miembros del cuerpo técnico como Bob Myers jugaron un partido con los internos, mientras que Kevin Durant y Draymond Green firmaron autógrafos, charlaron y se hicieron fotos.