Dos triples del niño blanco rescataron un partido que se le complicó en exceso al Real Madrid ante un Zalgiris muy competitivo. Luka Doncic venía de completar su mejor partido en la ACB y quiso hacer este regalo a su técnico, Pablo Laso, que cumplía 400 partidos al frente del equipo.