Está todo bien“. Marc Gasol quiso mandar este mensaje a la afición de los Memphis Grizzlies después de tener que abandonar el encuentro contra los Houston Rockets en el tercer cuarto. El internacional español salió cojeando del pie derecho del parqué, lo que hizo que muchos fans se echaran de nuevo las manos a la cabeza rememorando la pesadilla de la temporada pasada.

Poco después el mediano de los hermanos Gasol regresó al banquillo, dando por concluida su actuación con 10 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias. “No tuve que dejar el partido, me sustituyeron. Después, (en el banquillo) me puse algo de hielo y me quité el vendaje del tobillo. Eso es todo“, fueron las palabras del jugador de los Grizzlies tras el encuentro según ESPN.  La franquicia emitió un breve comunicado en el que explicaba que el interior español tan solo había sufrido un golpe en el tobillo y por lo tanto lo tenía dolorido, pero descartó cualquier lesión. Los Grizzlies se llevaron el encuentro después de dos prórrogas por 134-125.

Este lunes después de la sesión de entrenamiento Marc Gasol ha vuelto a asegurar que “todo va bien, en lo que concierne al pie todo está perfecto“. Así lo demostró posteriormente entrenando con normalidad con el resto de sus compañeros, eso sí, es poco probable que le veamos jugar contra los Minnesota Timberwolves el miércoles. Toda precaución es poca con tal de poder contar con el interior español al inicio de la temporada regular.