Fue el máximo responsable de la Copa del Rey levantada por el Valencia Basket en el año 1998 y también quien salvó desde los despachos al club de una caída al abismo. Este jueves, en el último choque del año en la Fonteta, Miki Vukovic recibió el homenaje del pabellón que de su mano conoció la grandeza de los títulos.