Giannis Antetokounmpo acabó con 24 puntos, nueve rebotes y cuatro asistencias, mientras que Eric Bledsoe anotó 26 puntos, Malcolm Brogdon hizo 20 tantos y Khris Middleton 17. Los Bucks dominaron la pintura, anotando 84 puntos desde esa zona del campo, por los 32 conseguidos en la zona por parte de los actuales campeones. Tiene cierto sentido si tenemos en cuenta que no estaba Draymond Green, lesionado de un dedo del pie. Nunca sabremos qué habría pasado con él en pista pero lo que está claro es que fue más un problema de actitud por parte del equipo de Steve Kerr que de defensa en si misma.

Los Bucks están ahí, aprovechan la oportunidad mediática de golpear en su propia pista a los campeones y avisan que van muy en serio pese a que todavía quede mucha competición por delante.

Stephen Curry tuvo que abandonar el partido en el tercer cuarto por molestias en su adductor izquierdo y nunca más regresó a la cancha. Klay Thompson fue el más destacado de los Warriors con 24 puntos anotados.