El seleccionador español era una de las personas más sonrientes en la zona mixta del pabellón de baloncesto de Río 2016, cumple mucho más que un objetivo, cumple un sueño, junto a “un grupo de jugadoras increíble”. Le preguntaban por su alegría: “estoy muy contento, pero esta noche voy a estar más contento, aquí me he acabado el agua pero ahora hay que convertir el agua en vino”. Era la divertida respuesta que Lucas Mondelo brindaba a los compañeros de las radios que cubrían el encuentro, siempre habitual la simpatía del entrenador femenino.

A la hora de valorar el gran logro de su equipo lo resumió a la perfección con una sola frase: “Somos los campeones de todas las selecciones mortales”, ahora queda una final, hipotéticamente ante Estados Unidos, si las americanas superan su duelo de semifinales ante Francia.