La odisea de los pívots toca a su fin para Movistar Estudiantes. Fichó a Ike Ofoegbu y no se presentó el día que le debía llegar a Madrid. El club le despidió fulminantemente. Llegó Vladimir Stimac y tras tres jornadas abandonó el Estu para fichar por Estrella Roja y sustituir a Sofoklis Schortsanitis.

Xavi Rey llega para cubrir la vacante tras cuajar un buen inicio con Iberostar Tenerife. Firma hasta 2017. El pívot ha promediado 9,4 puntos y 5,6 rebotes en 21 minutos. Ha superado la grave lesión en su pie derecho.

No contaba con volver en 2014, pero nunca dejó de luchar, como afirmó indignado en su cuenta de Twitter mientras aún estaba en proceso de rehabilitación el pasado agosto. Iberostar Tenerife apostó por él y, pese a que sufrió una recaída que le apartó otras seis semanas, dejó buenas sensaciones.

Pasar de ganar el Bronce en el Eurobasket de 2013 a pasar una temporada casi inédito es un mazazo para cualquiera. Pero en este inicio de temporada Rey está reflotando su carrera. La lesión de Blagota Sekulic le abrió las puertes de la titularidad y ser la referencia en la pintura.

De hecho, ante el Estu, en la tercera jornada, firmó 14 puntos, 10 rebotes y 27 de valoración en 30 minutos. Ser cupo le convierte en un valor extra en el mercado, aunque el Estu ya los tenía cubiertos de sobra en su plantilla. Esta mañana el jugador hacía oficial su despedida del Iberostar Tenerife en su cuenta de Twitter, ahora solo hace falta que el club colegial haga oficial su fichaje.