Quedan apenas dos meses para que se celebre el All Star Game en New Orleans y las sensaciones que transmite la NBA y sus estrellas no podrían ser mejores. Es tanto el rendimiento que están ofreciendo los mejores jugadores de la liga que se abre un debate en los medios especializados de Estados Unidos: ¿Quién debe ir al partido de las estrellas?

Las plazas son limitadas, cinco titulares se antojan insuficientes para tanto jugadorazo. Pero de esto se encargará el voto popular, después la responsabilidad de completar las dos plantillas recaerá en los entrenadores de cada conferencia, ahora mismo ese honor sería para Tyronne Lue y Steve Kerr.

A priori parece que hay tres nombres propios que estarán sin duda entre los que jueguen de inicio, Stephen Curry y Kevin Durant por parte del Oeste y LeBron James por parte del Este. Los hombres que podrían completar ambos quintetos son múltiples. En el lado del Pacífico con Chris Paul, Kawhi Leonard, Klay Thompson, Russell Westbrook, James Harden, Damian Lillard… y en la costa Atlántica con Isaiah Thomas, Kemba Walker, Derrick Rose, Dwyane Wade… Vayamos por partes.

Conferencia Oeste

En el Oeste sólo puede haber un base, y aparecen dos nombres que lo merecen: James Harden, y Russell Westbrook. También podríamos incluir en esta posición a Chris Paul, aunque parece que la estrella de los Clippers se incorporaría como opción de los entrenadores. Lleva nueve partidos de las estrellas en su carrera y el último fue el pasado mes de febrero de 2016.

q94oetg

Kawhi Leonard recibirá votos a buen seguro, pero cabe la duda si será capaz de movilizar tanta gente como Durant o Curry. En caso de quedarse fuera de las preferencias de la gente, parece seguro que será elegido por los técnicos.

La gran duda en esta conferencia aparece a la hora de elegir al quinto jugador, debería ser un pívot, y ahí aparecen varios hombres como Marc Gasol, DeMarcus Cousins, Anthony Davis o Blake Griffin. De todos ellos, por rendimiento, es el español quien se gana ese derecho, sería muy extraño que no participe en su tercer All Star Game este año 2017. Pero vale la pena recordar que este quinto también saldrá de la voluntad de la gente, y ahí podría aparecer un tercer hombre de Golden State como Draymond Green, polémico pero querido por los aficionados, además de estar completando una temporada brillante.

Pero a la hora de hacer cábalas también aparecen algunos nombres que podrían protagonizar la nota amable del partido de exhibición, se trata de jugadores jóvenes que no entran a priori en las quinielas pero tienen madera de All Star. En este club incluimos a Rudy Gobert, Julius Randle, Víctor Oladipo o CJ McCollum.

Conferencia Este

Lebron James y cuatro más, ese es el planteamiento seguro. En esta conferencia el nivel no es tan elevado pero hay algunos ‘totems’ inamovibles que suelen ser fruto de las votaciones populares independientemente de cómo lo estén haciendo, hablamos de Dwyane Wade y Carmelo Anthony. En el camino por desbancarles están Jimmy Butler, DeMar DeRozan, Kylie Lowry, Kyrie Irving o Giannis Antetokounmpo.

1297805284682_original

Si nos fijamos a los candidatos a ocupar la posición de pívot aparecen más candidatos que en el Oeste, todos ellos grandes jugadores pero de características muy diferentes. Así encontramos a hombres capaces de jugar abiertos como Paul George o Kevin Love, y otros puramente físicos y que disfrutan cerca del aro como Hassan Whiteside, Andre Drummond o Dwight Howard.

El retorno de un histórico como Derrick Rose, la reivindicación de Isaiah Thomas o Kemba Walker, así como el paso lógico de Kristaps Porzingis en su año de Sophomore. Son todas ellas opciones muy válidas para completar el roster que dirija Tyronne Lue.

Mucha calidad que siembra dudas

En definitiva se trata de 24 jugadores elegidos, y otro grupo de 15 que se quedarán a las puertas pero de los que nadie hubiera pensado que molestaban en el All Star Game. La calidad de la liga ha subido, las actuaciones individuales van creciendo en estadística y vivimos una de las épocas doradas de la mejor liga del mundo. Los veteranos mantienen el tipo, los que están en plenitud abusan, y la camada de jóvenes estrellas no decepciona. La polémica está servida desde antes incluso de conocer a los elegidos.

Las votaciones acabarán en enero y los quintetos serán anunciados a mediados del próximo mes. El de Nueva Orleans será el partido de las estrellas que pase a la historia como el partido de los meritorios y lo único que hay seguro es que John Legend será quien cante en el descanso, el único con plaza asegurada en el parquet.