Nicolas Batum se las sabe todas y si el camino más corto para asistir a un compañero es hacerlo entre las piernas de un rival, pues se hace. ¡Magnífica asistencia!