Nikola Mirotic va a comenzar su tercera temporada en la NBA, todas ellas con la camiseta de los Bulls. Con una adaptación completa a la liga, se encuentra ante un buen momento para dar un paso al frente que le incluya entre los hombres a tener en cuenta dentro del equipo de Fred Hoiberg. Ser indiscutible se perfila en el horizonte como un objetivo, luchar por ello con todas sus fuerzas se convierte en una obligación en el libro de ruta que se marcó al aterrizar en Estados Unidos.

Con los puestos de base, escolta y alero definidos en el equipo titular, todo apunta a que este año, el internacional español, ocupará la posición de cuatro, siendo la que más le interesa para tratar de asegurarse un puesto desde el inicio (los otros parecen inaccesibles con continuidad). Hablamos de que Rajon Rondo sería el director de juego, Dwyane Wade el escolta y Jimmy Butler el alero. Pinta bien, sí, pero existe una carencia muy relevante con esos tres exteriores: los triples.

La solución solvente para el tiro exterior

La plantilla luce muy diferente a la del año pasado, o al menos con cambios muy considerables. Con las marchas de cuatro hombres tan importantes como Derrick Rose, Joakim Noah, Mike Dunleavy y Pau Gasol… arranca la etapa de Rajon Rondo y Dwyane Wade. Grandes jugadores que no vienen de un gran momento en su última temporada, sobre todo a la hora de asumir responsabilidades de tiro desde más allá del perímetro. Si sumamos los lanzamientos de tres puntos de estos dos junto a los de Jimmy Butler, nos queda un 31.5% de acierto, muy pobre para un equipo que busca hacer algo importante. De este modo, la alternativa sería un Nikola Mirotic capaz de abrir la pista y que recupere la figura del ala-pívot abierto al perímetro que ya ha desarrollado él mismo en otras etapas de su trayectoria profesional.

La rutina desde la que Mirotic puede ayudar mucho más a Chicago es con su capacidad anotadora, está claro. Ya lo ha demostrado en muchas ocasiones con los Bulls, completando partidos en los que los puntos ‘le salían por las orejas’. Si tiene confianza puede sumar mucho, su rol de ‘veterano’ del equipo le permite partir de una posición aventajada.

Competencia por un puesto titular

Si bien una de sus competencias (y complemento) en el equipo será Robin López, el hispano-montenegrino puede aportar mucho como ese jugador interior abierto del que hablábamos, con capacidad de anotar desde el perímetro. El ex de los Knicks no puede aspirar a algo así. La nueva función de Nikola sería algo parecido a lo que siempre ha hecho uno de sus dos ídolos desde pequeño: Dirk Nowitzki (el otro era Felipe Reyes).

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-03-39-08

El otro nombre propio de la ecuación es Taj Gibson, quien se perfila como el pívot que pelee en cada partido el balón al aire. Otro caso muy distinto al de Mirotic, no es competencia directa salvo que la pizarra de Hoiberg quiera revolucionar el estilo que viene utilizando el año pasado. En lo que sí puede influir en el juego del ala-pívot de la Selección Española es en que no posee la capacidad pasadora que sí tenía Joakim Noah.

En resumen, con Taj Gibson y Robin López como competencia en los puestos interiores, está claro que la rivalidad dentro del vestuario está abierta por adquirir una plaza de titular. Entre ellos encontramos perfiles más semejantes al típico hombre grande, ninguno de ellos tiene tan buena mano desde fuera como Nikola. Es una oportunidad de oro.

Espacios en ataque, entrega en defensa

Los espacios en ataque crearán distancia para el dinamismo de Rondo, Wade y Butler. Además las segundas opciones pueden ser un buen recurso, no hay muchos jugadores que muestren la entrega que Mirotic ha demostrado en estos primeros dos años a la hora de buscar un rebote ofensivo.

Otro de los puntos a favor que Fred Hoiberg valora del internacional por España es que defensivamente no baja el nivel. No se caracteriza por ser un defensor total, de hecho ha tenido compañeros superiores en ese sentido. Incluso a veces el físico le juega malas pasadas cuando tiene que defender a un rival más alto y más fuerte, la pelota acaba por entrar en la pintura. Pero lo cierto es que el nivel defensivo no desciende y si el par es más corpulento se genera una ventaja para correr que de otro modo no existiría.

Motivaciones y experiencia

Chicago no cuenta con un equipo redondo, pero tienen mucho talento en el grupo. Será una ardua labor la de Hoiberg tratando de administrar todos esos recursos y grandes nombres. El carácter de determinados jugadores no será cercano si las cosas no marchan bien y será el momento de arroparse con gente de confianza como Mirotic.

Todos esos problemas que pueden tener los Bulls, consecuencia de una posible impaciencia, los puede resolver Nikola con un buen papel en la pista y muchos kilómetros de rodaje tras dos temporadas de trabajo en Chicago.

Existe además una doble motivación en el arranque de esta temporada. La primera por su propio interés deportivo de evolucionar en la mejor liga del mundo y aprovechar el nuevo espacio que se le pone delante con tantas ausencias de peso en el roster original. La segunda oportunidad es puramente económica, porque termina contrato y el protagonismo positivo podría ayudar a conseguir un acuerdo más atractivo el próximo verano tanto en la ciudad del viento como lejos de ella.

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-03-41-55