Cada jugador tiene su estilo a la hora de despedirse de su afición. Kobe Bryant fue de homenaje en homenaje este año tras anunciar su retirada y su último partido también fue idílico: 60 puntos después de un campaña para olvidar con los Lakers. Luego está Tim Duncan, que prefirió pasar desapercibido toda la temporada para decir, de repente un 11 de julio, ‘se acabó’. Sin tiempo para despedirle con honores como hubiera correspondido después de 19 años en los Spurs.

Dirk Nowitzki, otro viejo rockero que está alargando su carrera todo lo posible en los Dallas Mavericks, sabe que en un par de años también tendrá que decir adiós. Sin embargo, el alemán no quiere despedidas como la de Kobe o la de Duncan, prefiere algo intermedio, contó en ‘Sportsday’: «Me encantó cómo se despidió Kobe ¿un partido de 60 puntos? Eso es muy de su estilo. El estadio entero animó durante todo el último cuarto, fue divertido de ver. Aunque soy más del estilo de Duncan, más moderado, no necesito tanto ser el centro de atención«.

No obstante, tampoco quiere pasar inadvertido: «Tampoco me despediría con un e-mail como ‘Hey, por cierto, Tim Duncan se retira’. Eso me pareció demasiado discreto. A lo mejor hago una rueda de prensa o algo así, no lo sé. No quiero pensar en ello porque de todas maneras va a ocurrir pronto, solo quiero disfrutar los últimos años«. Aunque una cosa es lo que quiera hacer Nowitzki y otra muy distinta lo que vaya a hacer Mark Cuban, el excéntrico propietario de la franquicia. Si bien Cuban respetará la decisión del jugador, es poco probable no tenga una sorpresa preparada para cuando llegue el día de despedir al alemán.