DeMarcus Cousins trató de continuar con la filosofía del cambio que llevan a cabo sus Sacramento Kings que estrenan entrenador, logo y hasta se han mudado a un nuevo pabellón. Sin embargo, ‘el hombre del saco’, como algunos medios apodan al jugador, volvió anoche a las andadas en el encuentro frente a los Minnesota Timberwolves. Cuando los árbitros le señalaron su primera falta técnica, Cousins se lo tomó bien, es decir, demasiado bien:

Aunque esta actitud fue cambiando a medida que avanzaba el partido. Finalmente seis faltas mandaron al jugador de los Kings a los vestuarios antes de tiempo y esta vez no tuvo tantos miramientos. Esta actitud se ha saldado con una multa por valor de 25.000 dólares, la segunda de la semana después de la de Dwyane Wade.