José Calderón tiene nuevo equipo en la NBA, la séptima franquicia a la que prestará sus servicios desde su aterrizaje en Toronto. El extremeño firma por una única temporada en la que percibirá 2.3 millones de dólares, el mínimo garantizado para veteranos con diez años de antigüedad en la liga.

A sus 35 años, cumplirá un rol de base suplente que de minutos de descanso a Kyrie Irving. Una motivación al formar parte de la plantilla de uno de los equipos candidatos a ganar el anillo de la mano de LeBron James.

Hará olvidar así una campaña complicada, la 2016/2017, en la que no contó con minutos en los Lakers, y después de un traspaso frustrado a los Warriors (sería campeón en estos momentos), finalizó jugando los Playoffs con Atlanta Hawks en un proyecto en el que realmente no tenía sitio.

José Calderón se convierte en el primer jugador que firman los Cavaliers de cara al próximo curso. Su principal amenaza en la disputa de minutos está en el joven Kay Felder, que si cumple con buenas actuaciones este verano podría verse recompensado con ese puesto de primer cambio de Kyrie Irving. A favor del base español está que LeBron James siempre ha preferido desde su llegada a los Cavs en 2014 rodearse de hombres veteranos y no de rookies.

La eficacia desde el perímetro debe ser el gran punto fuerte de Calderón en la próxima temporada, como lo fue siempre antes, y es que el pasado año se vio reducido hasta un 31.3% en triples, su porcentaje más bajo desde su año de debut en 2005.

No es la primera vez en la que se muestra interés desde la franquicia de Ohio en José Calderón, y es que antes de incorporar a Deron Williams, con el español aún en los Lakers, se le vinculó fuertemente con el equipo de James. La operación, sencillamente, no se cerró.