Otro nuevo episodio de fuga de talentos a la NBA, esta vez su protagonista no es otro que Álex Abrines, jugador del FC Barcelona. El club catalán ya perdió a Tomas Satoransky (Washington Wizards) y ahora la salida del alero, con contrato hasta 2019, vuelve a trastocar los planes de los azulgrana. Según adelanta el portal Eurohoops, Abrines estaría decidido a probar suerte con los Oklahoma City Thunder, los cuales le eligieron en el Draft de 2013 en la posición número 32.

La cláusula de salida de Abrines está fijada alrededor de los dos millones de euros, pero los Thunder tienen la posibilidad de ficharle con un contrato por encima del tope salarial fijado para los rookies. Esta fórmula supone una ventaja para que el jugador pueda pagar su cláusula con más facilidad. Además los Thunder pueden ayudar hasta con un máximo de 650.000 dólares, el resto del montante lo descontarán del sueldo del alero.

Si finalmente Abrines decide coger la puerta, el dinero que dejaría en el Barcelona acercaría a Víctor Claver al conjunto azulgrana. En los últimos días se han sucedido los rumores respecto a su posible fichaje por el Barça, pero como el Valencia sigue en posesión de sus derechos ACB la operación se antojaba imposible. Ahora, con la cláusula de salida de Abrines, se plantea como una opción viable desde el punto de vista económico.