Laso

El Real Madrid es el equipo de moda o, dicho de otra manera, el equipo a batir. Por ello Pablo Laso saca pecho y afirma sentirse “orgulloso” de estos comentarios sobre su plantilla. “Sí me siento orgulloso de que los rivales nos vean como el rival a batir. Es algo que nos toca defender y lo aceptamos porque no hay otra, pero siempre desde el respeto máximo a los rivales”, declaraba. El técnico vasco no considera que su equipo sea imbatible como tal, pero él mismo reconoce que están en “una situación inmejorable después de una temporada fantástica“.

El Madrid no ha sido de los equipos que más movimientos de plantilla ha tenido en verano. Sin embargo Laso reconoce que “con la salida de Marcus (Slaughter) el año se puede hacer muy largo”. Hay dos jugadores que arrastran molestias (Jeff Taylor y Rudy Fernández) y a pesar de las nuevas incorporaciones el equipo necesita más efectivos para dar descanso, ya que como dice el técnico blanco “tenemos claro que nos falta rotación”. Si bien quieren traer a alguien, el entrenador del Madrid no quiere precipitarse en sus decisiones y prefiere analizar el mercado.

El Unicaja les espera en la semifinal de la Supercopa Endesa, a lo que Laso ha comentado que “en el primer título del año el equipo siempre ha sido capaz de ser muy competitivo, algo que yo pido siempre. El equipo ya lo ha demostrado en Brasil y aspiramos a mantenerlo igual desde el primer día”. Aunque la meta del conjunto blanco es, por supuesto, ganar, el entrenador del Madrid conoce el cansancio que acumulan sus jugadores y les reconoce el mérito por rendir a tan alto nivel. “Seis jugadores jugando la final del Europeo hace menos de diez días y rápidamente estaban peleando por la Intercontinental. Todos se han comportado magníficamente y eso habla muy bien de ellos”, añadió.