El fichaje de Pau Gasol por San Antonio Spurs ha sido muy bien aceptado en líneas generales, pero no se ha librado de su parte crítica entre algunos medios especializados y aficionados. El principal problema radica en la pieza que el pívot español llega a sustituir, ni más ni menos que un Dios del baloncesto norteamericano como Tim Duncan. Ni la categoría del de San Boi basta para convencer a los más puristas de la franquicia tejana.

Es cierto que ya hace dos temporadas existió el interés (no correspondido), quizás sea parte de lo que duela, pero si tuviéramos que decantarnos hacia un motivo más de peso sería la edad de Pau. Tim Duncan ha dicho adiós a sus cuarenta años, pero que el relevo sea un tipo de 36 no convence, se esperaba algo más similar a la firma de LaMarcus Aldridge en el pasado curso, con mucho más recorrido por delante. Es lo que deducimos de repasar diversos textos de actualidad en medios locales.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-14-40-19

En cualquier caso Pau Gasol ha sido uno de los dulces codiciados del mercado en la NBA, y no es casualidad. Su buen rendimiento en los Bulls liderando al equipo ante la ausencia de Derrick Rose no cae en saco roto. El pívot español se cuida, no sufre lesiones, se encuentra en un gran estado de forma y en cuanto a la motivación, es evidente que no le falta, lo demuestra el hecho de haber buscado un proyecto que le pueda dar opciones de ganar un tercer anillo. San Antonio y Popovich le ponen en esa órbita.

Rompamos una lanza a favor de él, algo que a priori es sencillo, porque el rendimiento que puede aportar en este momento es superior al del veterano pívot de las Islas Vírgenes. Uno se encontraba en el ocaso de su carrera y su aportación al equipo era más moral e icónica que en sus números. Pau se encuentra en un gran momento, sin fecha de caducidad y sumando con ese toque de experiencia que unida a la calidad te permite ser importante, incluso en un equipo candidato a todo como los Spurs. Me atrevo a decir que en lo deportivo, Gregg Popovich ha ganado con el cambio y podrá aprovechar mucho más condiciones por las que se caracteriza el español.

Tiro exterior a disposición de Popovich

Pau Gasol es un gran tirador que con el paso de los años se ha sabido hacer respetar desde el perímetro. Además, la lectura de espacios es una de sus principales sus cualidades. Ese buen tiro a media e incluso larga distancia, cuenta con porcentajes similares a los de LaMarcus Aldridge. La incógnita está en la cantidad de lanzamientos que tenga por encuentro. El ex de los Blazers, por ejemplo, aumentó la cantidad de intentos con su llegada a los Spurs respecto a su etapa en Portland. Pau tenía mucho protagonismo en este tipo de acciones con Chicago, de hecho en la ciudad del viento cosechó sus dos mejores registros en porcentaje de acierto de tres puntos: 46.2% y 34.8% en sendos cursos.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-14-38-37

El factor Parker

Tan rivales como amigos y compatibles. Seguramente uno de los factores que inclinaron la balanza de Gasol a favor de San Antonio fue la presencia de Tony Parker. El base francés ha sufrido en sus carnes lo que supone tener al español frente a él tanto en la NBA como en campeonatos internacionales, con un saldo escandalosamente negativo. El estilo de juego de ambos puede aportar muchos beneficios a la variedad táctica de San Antonio. Pocos juegan tan bien, cada uno en su papel, el pick-and-roll. Las posibilidades se multiplican. Incluso desde le punto de vista del aficionado, verles coincidir es un atractivo enorme, se alían dos oponentes eternos pero con una admiración mutua muy grande.

Pau como otro organizador de juego

La inteligencia de Pau Gasol a la hora de generar buenas situaciones de tiro para sus compañeros es quizás su principal virtud, sólo su hermano Marc podría presumir de estar a su altura o incluso superarle. Pensar en esta cualidad y asociarlo con el estilo de juego de los Spurs se antoja un lujo para la vista. Los reyes del ‘extra-pass’ han encontrado un aliado perfecto. La franquicia tejana promedia 24.5 asistencias por encuentro, un número que sólo puede crecer con la presencia del de San Boi, quien repartió el pasado año 4.1 pases de canasta con los Bulls.

Defensa e inteligencia

La otra característica de estos San Antonio Spurs es su capacidad defensiva. La disciplina y el compromiso atrás es algo que flota en el ambiente del vestuario de Popovich, además el entrenador lo inculca a sus jugadores casi sin dolor, no se discute, si te pones esa camiseta sabes perfectamente cuáles son los signos principales de su ADN.

Pau Gasol no sólo creció en Chicago con su tiro. La parcela defensiva también fue ‘in-crecendo’ con dos de sus tres mejores años reboteando (11.4 capturas por encuentro), también intimidando con dos tapones de media por encuentro. La manera de conjugar estas virtudes con el colectivo es tarea, parece que no muy compleja, de Gregg Popovich.

paugasolspurs