Los jugadores más jóvenes NBA están impacientes por comenzar una nueva temporada en la que poder demostrar sus progresos. Kristaps Porzingis ya no es un rookie y teniendo en cuenta su actuación la pasada campaña (14.3 puntos y 7.3 rebotes por partido) en el Madison Square Garden están deseando ver sus avances. Esta semana el jugador letón habló con Ian Begley, de ESPN, sobre sus expectativas de cara al año que viene.

Porzingis quiere seguir creciendo en la franquicia neoyorquina y asegura que también aprendió de las derrotas de la temporada pasada. Sin embargo, el letón se marca una meta muy alta este año: “Obviamente el objetivo número uno son los playoff“. No considera que sean un “súperequipo”, tal y como declaró su compañero Derrick Rose: “Creo que lo que quería decir es que somos capaces de ganar cualquier partido. No es que vayamos a quedar 82-0 a final de temporada, sino que podemos hacer frente a cualquier equipo porque tenemos talento suficiente“.

Esa confianza en el equipo es la que hace que el ala-pívot crea que los Knicks pueden llegar lejos. Además, cuenta que en su primer encuentro con Joakim Noah ambos compartieron el mismo entusiasmo: “Realmente cree que es un gran año para nosotros, fue como ‘Esta es una gran oportunidad, tenemos que darlo todo’. Ese es el tipo de jugador que queremos en nuestro equipo“. También cuenta que su primera conversación fue en el vestuario “entró sin camiseta y le dije ‘Vaya, has estado entrenando duro'”. El ex del Sevilla también coincidió con Rose en las instalaciones de la franquicia y asegura que “todavía tiene algo, sigue siendo Derrick Rose” a pesar de las lesiones que le lastran desde 2011.