El equipo del presente cayó ante el equipo del futuro, o lo que es lo mismo, Golden State Warriors no pudo con Minnesota Timberwolves. Parte importante fueron Karl-Anthony Towns y Andrew Wiggins, éste último demostrando además la sangre fría necesaria para anotar dos tiros libres en los últimos segundos para afianzar el triunfo.