abrines-oficial

Álex Abrines es uno de los tipos que se tienen que encargar de que la selección española siga siendo la de los juniors de oro cuando los Gasol, Reyes y Navarro decidan decir ‘hasta aquí’. Líder natural de la generación del 93 –campeones de Europa U18 en 2011–, el balear lleva tres años en los planes de la absoluta pero hasta ahora la suerte no ha estado de su lado.

En 2014 una microrrotura en el tríceps del brazo izquierdo le hizo llegar a la Copa del Mundo por los pelos y sin demasiadas posibilidades de aportar. En 2015 era uno de los fijos para el Eurobasket pero decidió dar un paso a un lado cuando vio que su fascitis plantar no remitía. Este verano, con el equipo al completo, tendrá que dar su mejor nivel para –si no hay problemas que alteren el plan previsto– ganarle la última plaza disponible en el perímetro a Pau Ribas y Fernando San Emeterio.

El vigente mejor joven de la Euroliga quiere un recuerdo positivo que alegre un 2016 de cambio de ciclo en su Barça. Además, una apendicitis, el overbooking de exteriores en la plantilla azulgrana y la clara preferencia de Xavi Pascual por Perperoglou limitaron su impacto. Pero ‘Lobezno’ sigue pidiendo paso, como deja claro a EJDN en esta entrevista.

Con solo una semana de vacaciones entre la final ACB y el inicio de la concentración de la selección, ¿cómo está respondiendo el cuerpo?

Poco a poco me he ido encontrando mejor. La verdad es que no te da tiempo a desconectar. Es algo que todos los jugadores llevamos años hablando. La liga española es la única que se prolonga en el tiempo hasta tan tarde. En ocasiones, como este verano, los que empalman con la selección tienen muy pocas vacaciones y al final es el cuerpo el que se resiente: sufres más lesiones y tu carrera se acorta.

Después de dos veranos algo accidentados, ¿cuáles son tus expectativas en este?

Lo del año pasado fue una pena. Intenté forzar un poco pero tras el primer partido decidimos por mi salud que lo mejor era parar y renunciar a la selección. Esta vez vengo con la mentalidad de darlo todo para ganarme el puesto. Sé que no es fácil porque el de este año es el grupo de más nivel en el que he estado y grandes jugadores se van a quedar fuera seguro. Trabajaré todo lo posible por entrar pero eso quedará en manos de Scariolo.

¿Qué pide de ti el seleccionador?

Quiere que juegue como si no tuviera estrellas a mi lado; como si estuviera jugando con gente de mi edad. Con confianza, tomando tiros si surgen. Que traiga mi juego a la selección.

Scariolo quiere que juegue como si no tuviera estrellas a mi lado. 

¿Qué supondría entrar en el equipo olímpico?

Los JJOO son la máxima competición. Cualquier deportista aspira a jugarlos porque por encima ya no hay nada. Estoy con muchas ganas. Sé que no va a ser fácil pero esta motivación, estas ganas, me tienen que dar un plus.

Álex, ¿y cómo analizas los cambios que se están produciendo en el F.C. Barcelona?

Sabíamos que tenían que traer un entrenador. Igual se ha habló de que tardaron mucho en elegirlo, pero bueno, era una decisión difícil de tomar. Las referencias de Giorgios Bartzokas son muy buenas. Víctor Claver me ha contado que es un tío excelente y que es muy fácil trabajar con él. Y su trayectoria en los últimos años en Olympiacos y Kuban es espectacular.

abrines-2

Termina la etapa de Xavi Pascual y Joan Creus en el Barça. Por lo que tú has vivido, ¿qué valoración haces de ella?

Yo pillé los últimos cuatro años de esa etapa; hubiera preferido, por cantidad de títulos, los cuatro primeros. Pero bueno, su trabajo en ocho años es increíble. Ganar todo lo que han ganado cualquiera lo hubiera firmado al principio. La gente se queda con lo último pero lo que han dado ellos dos no lo ha dado casi nadie.

¿Y de tu situación personal en el club?

Yo voy cogiendo más protagonismo cada vez. Vamos a ver qué quiere el nuevo entrenador de mí, pero yo haré lo que sea necesario para el bien del equipo. Aportar cada año un poco más y convertirme en un mejor jugador; en un Navarro para el Barça.

Vas completando la transición de escolta a alero. ¿La mayor dificultad es adaptar el físico?

Este año he trabajado mucho específicamente el físico y poco a poco voy mejorando. Más allá de coger volumen muscular lo primero es fortalecer abdominales, glúteos y toda la zona del core. Voy sumando. Los últimos años he jugado más de ‘tres’ que de ‘dos’. Por mi altura y físico no soy tan ‘dos’, pero luego tampoco soy tan ‘tres’ porque me falta un poco más de estatura cuando juego contra aleros grandes. Bueno, es el cuerpo que tengo, con sus ventajas y sus inconvenientes.

Los Thunder contaban conmigo cada verano pero les he ido dando largas.

Tu contrato con el Barcelona no termina hasta 2019 pero los Oklahoma City Thunder poseen tus derechos NBA y está claro que tienen interés. Hace unos días decías que “un año o dos estaré por aquí. Luego ya veremos”. ¿Resume eso tu pensamiento? ¿De momento descartamos que tú también puedas cruzar ‘el charco’?

Bueno, dije eso, pero en este mundo no hay nada seguro. Quizá no vaya nunca a la NBA o quizá me vaya este verano. No sabría decirte. Es verdad que ahora se abre una brecha salarialmente y muchos jugadores querrán emigrar. Yo siempre he procurado dejar esa puerta abierta teniendo control sobre mis cláusulas de salida [que no sean excesivas]. Igualmente te digo que estoy muy bien en Barcelona; no necesito más de lo que tengo allí. Es un club por el que lo daría todo.

¿Cómo es tu relación con los Thunder?

Tengo mucho contacto con ellos, sobre todo con Johnny Rogers, que es quien metió mi nombre en la cabeza del general manager y la gente de la franquicia. Vamos hablando periódicamente; como un par de veces al mes.

Con la salida de Durant e Ibaka, pinta a reconstrucción en la franquicia. ¿Sabes si cuentan contigo para ella?

Bueno, cada verano contaban conmigo y les he ido dando largas… (Ríe) Es cierto que quieren empezar algo nuevo porque parece que Westbrook tampoco seguirá. Quieren volver a hacer lo que hicieron en su día con Durant, Westbrook e Ibaka: construir un equipo desde abajo con gente joven. Les dio resultado en el pasado así que supongo que les volverá a resultar.

¿Te atrae el estilo NBA? ¿Te ves encajando allí?

Es casi otro deporte con el componente físico. Es más vistoso, más atractivo para el aficionado. Pero es necesario probarlo para saber si te gusta o no.