Con esta sencilla bandeja al contraataque lograba Rafa Martínez convertirse en el máximo anotador de la historia del Valencia Basket. El hito no quedó sin homenaje ya que durante el tiempo muerto toda la Fonteta le rindió una gran ovación. Superaba a un mito como Nacho Rodilla y subirá esa cifra hasta límites difíciles de alcanzar con el paso de los años.