El jugador del Dominion Bilbao Basket anunció hace unas semanas que esta sería su última temporada en las pistas. Raül López, de 35 años, empezó a despuntar en lo que se conoce como la generación de los ‘júniors de oro’. El base siempre ha destacado por ser un mago con el balón, capaz de sacarse un truco de la chistera para hacer un pase milimetrado, asistir en el momento justo o encestar cuando su equipo más lo necesita. Raül se retirará a final de esta campaña, pero será recordado como uno de los mayores talentos puros que ha dado el baloncesto español.