“No necesitas anotar muchos puntos para ser un jugador total”, la frase no puede ser más certera para definir a Dennis Rodman, el autor es alguien que jugó con él y lo conoció bien: Rick Mahorn. Pasan los años y todos recuerdan de un modo muy especial al gusano, esa capacidad para meterse al público en el bolsillo con tanta facilidad. Los Pistons le han querido recordar a través de su canal oficial de Youtube, porque antes de ganar tres anillos en los Bulls junto a Michael Jordan ya había ganado dos en aquellos inolvidables Bad Boys que dirigía Chuck Daly.

Especialista defensivo, ejemplo de esfuerzo en una pista de baloncesto y un carácter que podía hacerse con la responsabilidad de tirar del equipo en cualquier momento. Así era Dennis Rodman, todavía sin tatuajes (visibles) ni peinados de colores.