¿Cuándo volverá a tener una oportunidad así el Unics Kazan para vencer a un equipo tan grande como el FC Barcelona? Seguramente es la pregunta que los aficionados del equipo ruso se hicieron al salir del pabellón después de que cerraran el tercer cuarto con ocho puntos de ventaja y acabaran perdiendo por seis tantos (63-69). La rabia es aún mayor si tenemos en cuenta que a cinco minutos para el bocinazo final esa distancia en el marcador era de +14.

Aplicándose en defensa y con un acierto ofensivo que canalizó funcionalmente Juan Carlos Navarro, los blaugrana lograron darle la vuelta en el último suspiro y sumar así una primera victoria en el nuevo formato de la Euroliga.