Cuando tienes debilidad por un jugador piensas que jamás le llegará la hora de colgar las botas. Pero siempre sucede, nadie está libre del paso del tiempo y antes o después dejará de competir al mejor de los niveles. Llega entonces la frustración, en algunos casos, de asumir que nunca más volverá a vestirse de corto, los tiempos en los que te hacía disfrutar son parte del pasado.

Ice Cube es un popular rapero norteamericano que se ha propuesto resucitar a muchos de esos grandes jugadores retirados que, pese a no contar con actividad profesional en el presente, siguen siendo un filón en términos comerciales y de público. Su afición por el deporte, y concretamente por el baloncesto, le hicieron plantearse que debía hacer algo, y así ha logrado crear una liga que contará con grandes estrellas de la NBA ya retiradas.

Dicen que el momento en el que se animó definitivamente a tomar una decisión y poner el proyecto en marcha fue el pasado mes de abril. Kobe Bryant se despedía del baloncesto. Ice Cube se negó a que aquel fuera el último día en una cancha de la Mamba Negra, considera que el gran público aún espera cosas de sus leyendas favoritas. “Después de que Kobe se retirara pensé en la modalidad del tres contra tres en otro nivel, al verle decir adiós me lancé de lleno con la propuesta. He visto a muchos retirarse: Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson, Shaquille O’Neal, Julius Erving…”

Captura de pantalla 2017-01-16 a las 23.54.59

Para el popular cantante todos ellos aún tienen basket en sus brazos y piernas, no tanto como para disputar 82 partidos, pero sí el suficiente como para hacer disfrutar a la gente. Sin partidos back-to-back, sin giras eternas por la costa contraria… y además en un formato de baloncesto muy competitivo como el tres contra tres. El BIG3 acababa de nacer.

Se unió con Jeff Kwatinetz, un importante ejecutivo de la industria de la televisión en Estados Unidos, para anunciar la creación de la liga el pasado 11 de enero. Habrá una liga con ocho equipos, cada uno de ellos compuesto por cinco jugadores y un entrenador principal y otro asistente. Se jugará todos los sábados entre el 24 de junio y el 12 de agosto, con un formato de Playoffs que finalizará el 26 de agosto. El ganador de cada duelo será el equipo que logre anotar antes 60 puntos. Los escenarios serán diferentes pabellones alrededor de los Estados Unidos.

¿Dónde está el negocio para los veteranos para que vuelvan a vestirse de corto? Por mucho orgullo o mono de baloncesto que puedan tener, los jugadores ya retirados suelen pasar el tiempo jugando al golf, disfrutando de la familia o abriendo nuevos negocios que les permitan hacer crecer su patrimonio o riqueza. Obviamente, Ice Cube tenía que proponerles ser parte de la liga, de ese modo todo lo que se genere de beneficio se reinserte en los verdaderos protagonistas. Concretamente un 52% de los ingresos que se generen a través de la audiencia además de ganancias en función de los resultados deportivos de cada equipo participante. “Creo que los partidos van a ser competitivos, hay un porcentaje importante de ganancia para los propios jugadores, y si quedas campeón tus ingresos pueden ser aún mayores que los de todos los demás”.

Captura de pantalla 2017-01-17 a las 00.12.29

Los jugadores que ya han dado su ‘sí quiero’ a esta nueva competición son importantes, muchos de ellos idolatrados por los aficionados que valoran la creatividad, por esto encontramos nombres como el de Allen Iverson o el de Jason Williams. Junto a ellos podemos encontrar también a Chauncey Billups, Jermaine O’Neal, Kenyon Martin, Mike Bibby, Rashard Lewis o Stephen Jackson. En cuanto a los entrenadores, también hay mucho que destacar, el propio Iverson ejercerá de entrenador-jugador, pero junto a él estarán también Gary Payton y George Gervin, ambos ya confirmados.

Faltan muchos jugadores por añadir hasta junio, incluso se habla de algunos que se han retirado este mismo año o podrían haber dicho adiós justo antes de empezar a jugar en verano. Sueñan con tener a Kevin Garnett, Ray Allen o Paul Pierce. También a Vince Carter si decidiera decir adiós al basket profesional en unos meses.

Son, todos ellos, difuntos de la canasta, que como buenos jugadores ascendieron al cielo del baloncesto, que no es otro que el recuerdo de los aficionados. Gracias a Ice Cube, esos partidos celestiales se televisarán para disfrutar como hace años.