Tras oficializar el fichaje de Txemi Urtasun hace una semana, solo quedaba un pívot con el que finalizar la plantilla. El elegido ha sido Ivan Johnson, un viejo conocido en la NBA por sus salidas de tono que ha jugado la última temporada en Filipinas.

Ivan Johnson (31 años, 203 cm), es el último integrante de la plantilla de RETAbet.es Gipúzkoa Basket. El pívot es bien conocido por su famosa etiqueta de “polémico”, en toda la acepción del término.

Ha recibido reiteradas suspensiones y multas por sacar a pasear su dedo corazón a lo largo de su carrera. Primero en Corea, donde llegó a ser vetado de por vida en la liga tras cabrear sucesivas veces a todo personal viviente. En la cultura coreana no hay lugar para la falta de deportividad.

Johnson, que no fue drafteado por ninguna franquicia NBA en 2007, regresó entonces a Estados Unidos para jugar en la D-League, donde demostró que podía ser un jugador de categoría pese que tuviera una cabeza con menos muebles que un apartamento en la playa.

Así, en la temporada 10/11, logró ser incluido en el quinteto ideal de la D-League gracias a sus 22.6 puntos y 7.8 rebotes en las filas de Erie BayHawks. El lockout de 2011 en la NBA le obligó a jugar en China hasta que se desbloquease la situación.

Johnson aprovechó para mantenerse en forma sabiendo que los Atlanta Hawks le iban a ofrecer un puesto en su plantilla. También para demostrar que no había cambiado un ápice. Porque antes de que le reclamaran los Hawks fue expulsado tajantemente del equipo por actos de repetida indisciplina y falta de respeto a compañeros y cuerpo técnico.

Pero aun así cumplía el sueño de llegar a la NBA, disputando dos temporadas en Atlanta. Aunque, una vez más, su infinita mala cabeza le jugó una mala pasada. O, más bien, su ligero dedo corazón levantado hacia un aficionado rival. Stern le impuso la durísima sanción de 25.000 dólares y Atlanta, para mantener la tradición, le despidió.

Tuvo otra oportunidad en los Hawks al año siguiente, completando la temporada con unos nada desdeñables 6.6 puntos y 3.9 rebotes saliendo desde el banquillo. Pero su indisciplina le llegó a calificar como uno de esos jugadores catalogados como “uncoachable” y su carrera NBA murió tan fugazmente como empezó.

Tras pasar nuevamente por China, los Mavericks le ofrecieron un puesto en su training camp de pretemporada en la pasada temporada 14/15. Pero nunca llegó a comenzar la regular season con Dallas. Sin ofertas, Johnson marchó a Filipinas, donde jugó para el Talk’N Text.

También allí se encargaría de cometer sus afamadas fechorías. En plenas Finales de liga, empujó “sin querer” al entrenador rival hacia el banquillo. Un angelito, vaya.