Su calidad en la pista puede ser cuestionable pero en lo que no puede haber dudas es en que Yao Ming cambió muchas cosas en la NBA. Empezando por la audiencia, porque gracias al gigantón la liga americana comenzó a tener una presencia masiva en China que todavía continúa. Fueron nueve temporadas en Estados Unidos vistiendo siempre la camiseta de los Rockets, y en Houston fue donde recibió este merecido homenaje con la retirada de su camiseta, nadie más volverá a vestir el número once en la franquicia texana.