Los Vikings jugaban en casa su compromiso de la cuarta jornada de la NFL y recibieron un apoyo muy especial, el de dos de lo hombres más importantes del equipo de baloncesto de la ciudad: Ricky Rubio y Karl-Anthony Towns.

La otra anécdota del partido relacionada con el mundo del baloncesto fue ver a uno de los jugadores locales, Xavier Rhodes, atendiendo a la prensa con la camiseta de Carlton Banks de la serie ‘El príncipe de Bel-Air’.

captura-de-pantalla-2016-10-04-a-las-02-05-46