Su salida de los Timberwolves es un rumor que persigue a Ricky Rubio desde largo tiempo atrás, pero que el periodista especializado Adrian Wojnarowski lo mencione a través de sus medios dota a estos rumores de mucha credibilidad cuando estamos a días para que dé comienzo una nueva temporada. El nombre propio que ha hecho saltar la rumorología más que nunca es el de Kris Dunn, el rookie elegido en el pasado Draft y que apunta a base titular en el futuro de Minnesota.

‘Los Kings es el equipo mejor colocado de entre varias franquicias que han mostrado interés en llegar a un acuerdo por Ricky Rubio, pero tanto el presidente como el entrenador de la franquicia se resisten a dejarle escapar. Al menos mientras Dunn se forme y pueda dar ese paso de responsabilidad’.

Esta teoría de dar salida al base español choca directamente con la hipotética estrategia de equipo que parecían seguir en los Timberwolves, porque pese a la juventud de la plantilla ya hay un kilometraje llevado a cabo con jugadores como Zach LaVine, Andrew Wiggins o Karl-Anthony Towns. El líder de este grupo en la pista ha sido y es el propio Ricky. Demasiado camino andado ya como para poner todo esto en manos de un novato con muy buena pinta, pero que todavía no ha demostrado absolutamente nada en un campeonato tan competitivo. El objetivo de este año debería ser alcanzar un puesto de Playoffs, o al menos luchar por ello, abandonando así la etiqueta de equipo perdedor que meritoriamente se han ganado en los últimos cursos.

Se abre así ahora una tesitura que puede incomodar a Ricky Rubio, acostumbrado a ser incuestionable como titular durante todos sus años en la NBA. Ya es un lustro entre los mejores, y pese a que un amigo como Sergio Rodríguez ha regresado este año a la liga con ese mismo objetivo (en su caso formando al ahora lesionado Ben Simmons), sí que parece que los Wolves están menospreciando la figura del base español. ¿Se han parado a pensar qué harían ustedes? Si se actúa con profesionalidad se debe realizar el trabajo encomendado, hacer crecer al compañero para después cederle tu puesto. ¿No es un tanto cruel para alguien que ha demostrado fidelidad a este equipo y que ha forzado en numerosas ocasiones pese a las molestias y lesiones?

El papel que el técnico Tom Thibodeau pueda desarrollar en este recorrido es fundamental, y es él mismo quien manifestaba hace pocas fechas que confiaba en la capacidad de liderazgo del de El Masnou. En dicho liderazgo está también la responsabilidad que se le ha asignado a Rubio como mentor del joven base. A sus 25 años tiene defectos pero también muchas virtudes y conoce perfectamente la liga. Su presencia en el parqué se notó la pasada temporada, con la dirección de juego del base español los suyos lograban más puntos (9.3 por cada 100 posesiones). También ha cerrado su mejor rendimiento a título individual en la NBA con un promedio de 11.9 puntos y 10.2 asistencias en 36 minutos de juego.

¿Qué es lo que encontramos en contra de Ricky Rubio para su permanencia en los Wolves? Básicamente el salario, y es que sus ingresos serán de 43 millones de dólares en los tres próximos años. Es el mejor pagado de la franquicia, y pese a que muchos de sus compañeros aún conservan su primer contrato de rookies, pronto tocará renovarles, y estarán codiciados. Aquello de ‘dejen salir antes de entrar’ se puede aplicar con matices en este caso con un: ‘dejen salir antes de renovar’. En Minneapolis deberán preparar en dos o tres años un buen presupuesto económico. Quizás sea entonces cuando este equipo esté listo para hacer cosas importantes en la Conferencia Oeste. La duda es evidente: ¿Será con Ricky Rubio o habrá tomado Kris Dunn ya las riendas de estos cachorros?